Corriendo por Dundee - Escocia


Estos días tuve la oportunidad de viajar a esta bonita localidad escocesa y aproveché para dar un garbeo y saborear sus caminos. 
Hice un recorrido corto de ocho kilómetros bordeando la desembocadura del río Tay. Un camino en principio fácil con unos estupendos e inmensos prados con campos de deporte al final del recorrido. Decidí probar que era eso de correr sobre cesped, algo tan escaso en España por razones obvias y disfruté de algunos kilómetros por esa alfombra vegetal. Al final, mis aprensiones fueron ciertas y me clave una especie de estaca pequeña producto de la poda de un seto. Gracias al engrosamiento de la piel de mis pies no trascendió la cosa aunque me volví al hotel corriendo con el pie dolorido y prometiéndome a mí mismo no volver a correr en el cesped.
De todas formas me gustó mucho correr haciendo volar a las gaviotas a mi paso, contemplando el mar y un enorme y viejo puente ferroviario que dominaba el horizonte.


Corriendo por Dundee - Escocia