El mejor final es terminar bien dos veces. Maratón Internacional de Castellón. 12+1


Esta maratón podía ser o no ser porque era un regalo que yo me quería dar a mí mismo si el reto de las doce maratones salía bien. Además se daba la circunstancia de que muchos amigos descalcistas y minimalistas íbamos a coincidir en Castellón suponía una razón añadida para participar en esta carrera en la que comencé el reto.

El sábado en la feria del corredor tuve la suerte de intervenir en un charla titulada "¿Se puede correr una maratón descalzo?" donde acompañé a Santiago Ruiz y a Fernando Mampel. Fue una sesión muy amena y divertida con mucho interés por parte del del público. Quiero darles las gracias a ambos, a Fernando por la organización y a Santi por darle vida y profundidad al tema.

El día de la maratón fue magnífico de principio a fin. Seis corredores descalzos afrontamos la salida y los seis terminamos con éxito. Podéis leer sus estupendas crónicas en la web de cualquierapuedehacerlo.es. En concreto Santi Ruiz, bajo de las tres horas en maratón oficial en una carrera memorable, Ángel Abella se estrenó en maratón descalzo con un registro fabuloso de poco más de tres horas, Benjamín Tomás también corrió su primera prueba de estas características con estupendas sensaciones, Joaquín Catalán repitió con dos semanas de diferencia respecto a Valencia manteniendo un ritmo sólido y llegando fresco como una rosa y Fernando Mampel nuestro anfitrión, también corrió los cuarenta y dos kilómetros así por primera vez. Como acompañante de lujo tuvimos también a Juanan "Murciélagos" que con unas sandalias con el grosor de un papel de fumar hizo un tiempo de dos horas y cincuenta minutos.

La representación del correr natural fue la noticia del día y sienta un precedente ejemplar en lo que a los resultados se refiere.

En mi caso, pude superar durante ese mes desde Atenas, todas las molestias  por mí mismo. Me plantee ir tranquilo y progresar de forma muy suave. Terminó con mucha satisfacción en tres horas y cuarenta y nueve minutos.

Castellón fue una fiesta del correr descalzo y para mí la culminación de esta aventura de las maratones descalzas con las que he recorrido todo el año 2014.


Fotos de la Maratón de Castellón 2014