Rompiendo barreras invisibles. Media maratón de Nules



A veces hay cosas que se te resisten aunque sabes que están cerca de tus posibilidades. Y es que terminar una media maratón descalzo por debajo de hora y media es algo que vengo acariciando desde hace ya algún año pero que nunca terminaba de conseguir por diferentes razones. Hoy en la media maratón de Nules, por fin he conseguido romper el maleficio. 
No las tenía todas conmigo porque me decían algunos amigos que el terreno estaba muy roto en algunas partes y que eso podría dificultar correr bien. Lo magnífico es que en esas partes la organización de la carrera HA LIMPIADO DE PIEDRAS y cualquier tipo de obstáculo los peores tramos. Yo creo que eso merece una reverencia.
Así que después de algunos tramos de mucho viento de frente que me hicieron sentir que hoy tampoco sería el día, al final me he recuperado y conseguí correr los últimos cinco kilómetros por debajo de los cuatro minutos de ritmo por kilómetro con lo que al final llegué en una hora y veintisiete minutos. ¡Bingo! fue lo que sentí cuando vi el tiempo en la llegada. Era como si hubiese roto una pared invisible. También tuve la fortuna de quedar en la clasificación especial minimalista como segundo clasificado, detrás de mi gran amigo Angel Abella que hizo un fantástico tiempo de una hora y dieciocho minutos. 
Muchísimos amigos en Nules hoy, tanto que la lista sería lo más largo de este post. Pero que feliz de hablar con todos ellos y disfrutar de esta carrera fantásticamente organizada por el club Noulas de Nules.

Si que quiero hacer mención a varios amigos que se estrenaron en media maratón descalzos, como Josep Manel Vert, Jose Vicente García Vicent y  Jorge Aparici, que llegaron con la sonrisa pintada en sus labios.

Creo que tengo que señalar como un viejo amigo de las carreras, practicamente de mis principios, Juan Pastor, ha hecho su primera media maratón con sandalias con un tiempo genial, 1 hora 28 minutos, teniendo en cuenta que está en su segunda semana con este calzado y que viene de una larga época de lesiones y dificultades para correr. Impresionante.

El hecho de que la carrera en su modalidad femenina la ganase una minimalista que ya viene ganando torneos y carreras por doquier, María Eugenia Inturias, va consolidando la idea de que esta forma de correr no solo es el futuro sino que es un presente contagioso y expansivo.

Han sido tres medias maratones en tres fines de semana, comenzando con Sagunto donde me frenaron los calambres, el domingo pasado en Montilla el cross de la Batalla de Munda que aunque son 19 kilómetros, saben a media por su dureza de perfil y este fin de semana, Nules para cerrar un trío intenso. Ahora toca descansar, porque tampoco pienso que se bueno saturarse y las carreras también hay que desearlas.




FOTOS DE LA Media Maratón de Nules 2016