Pies duros como piedras. 10 consejos para correr descalzo por dónde te dé la gana.



Cuando comienzas a correr descalzo lo normal es hacerlo con cierta precaución, por no hacerse daño con piedras o cualquier otro tipo de irregularidad del terreno. Pero al mismo tiempo en la imaginación y el deseo de ese corredor está la idea de que algún día pueda hacerlo por cualquier terreno y que no haya barreras para sus pies. La pregunta es cómo llegar a ese deseado punto. En principio todo el mundo parecer tener claro que se consigue con tiempo y en realidad es así. La cuestión es cómo hacer ese viaje hacía unos pies poderosos de la manera más satisfactoria posible. Aquí adjunto algunas ideas extraídas de mi aprendizaje pasado y presente y que a mí me han funcionado y que me siguen ayudando para conseguir que mis pies sean más poderosos cada día.

1. El tiempo es importante pero experimentar con superficies diferentes lo es aún más.

En los primeros días en los que corremos descalzos solemos buscar superficies agradables como un asfalto limpio y pulido, carriles bici, pavimentos de hormigón bien liso, etc. Esto tiene sentido en los primeros días pero si queremos progresar tendremos que ir probando otras opciones menos fáciles e ir experimentando a movernos por ellas.

2. La memoria de la piel es corta.

Si queremos progresar en correr descalzo largas distancias y por superficies más complicadas tendremos que perseverar en correr así. Si combinamos correr descalzo con correr con calzado, sea del tipo que sea, la piel no se termina de curtir y el pie no se fortalece tanto y lo que ganamos un día lo perdemos enseguida.

3. Al principio dar más prioridad al tiempo corriendo que a la velocidad.

Es muy agradable correr rápido descalzos, pero lo que realmente va a fortalecer y endurecer nuestros pies va a ser el tiempo de práctica. Por eso en los primeros meses e incluso años es mejor olvidarnos de las marcas y dar a nuestros pies tiempo para que se fortalezcan. La experiencia así será mucho más grata.


4. Evitar las ampollas.

Derivado del punto anterior, hay que tener claro que uno de los factores principales que afectan a la piel de la planta si aún no está bien fortalecida, es la fricción originada por la velocidad. De correr una misma distancia a un ritmo u otro mucho superior el resultado puede ser de una diferencia dramática. Corredores que ya superaban los veinte kilómetros descalzos, han sufrido grandes ampollas sanguinolentas por correr cinco a un ritmo mucho mayor del que estaban acostumbrados. Esto produce atrasos en la adaptación porque cuando la piel de la ampolla se cae deja una gran zona de piel sin protección que supone un punto débil muy desagradable para seguir corriendo descalzo.


5. Tener claro que no hay terreno insalvable.

Reforzando la idea del punto primero, hay que meterse en la cabeza que con paciencia y de forma relajada podemos pasar por cualquier lugar por complicado que resulte. Y además debemos hacerlo si con el tiempo queremos ser capaces de desenvolvernos con soltura por cualquier camino. Tenemos que llegar a este punto si luego queremos ir a competiciones sin la angustiosa incertidumbre de no saber por que tipo de vericuetos nos podrán llegar a meter.


6. Vivir más descalzos o semi.

Lo mejor para que nuestros pies se adapten a su entorno es que estén la mayor parte del tiempo en él. Eso para muchas personas no será posible por las condiciones de su trabajo, etc., pero es mejor aprovechar todo el tiempo posible que se pueda ir descalzo en casa o por la calle, o con huaraches que es lo más próximo a ir descalzo. Ir con sandalias en invierno puede chocar pero una vez te acostumbras tus pies no tienen frío y no te haces idea a ir de otra forma.


7. Ir a andar por el monte descalzos.

Ir a corretear a la montaña descalzos puede parecer una locura pero sin embargo es una de las actividades más estimulantes y saludables que he podido hacer hasta ahora. Moverte descalzo por la montaña es puro dinamismo, te obliga a moverte con todo el cuerpo y a estar concentrado de forma plena. Con sorpresa te das cuenta de que eres capaz de desenvolverte mucho mejor de lo que te imaginabas lo que te proporciona una enorme sensación de satisfacción y libertad. Es lógico que hay que secuenciar las distancias en este medio de forma gradual.


8. Controlar la saturación sensorial.

En la etapa de adaptación, quizás el enemigo principal del corredor descalzo es la saturación sensorial. Si llega ese momento en el que nuestros pies se han cansado y las sensaciones que eran soportables unos momentos antes ya no lo son, entonces hay que parar. Más o menos sabemos cuando comienzan esas desagradables sensaciones y también nos damos cuenta de que cada vez aparecen más tarde. No controlar este tema puede ocasionarnos desagradables situaciones que nos pueden desanimar. Por ello y sobre todo al principio hay que estudiar bien por dónde nos vamos a mover y cuanto tiempo.


9.  Confía en tus pies y relaja tu marcha. Transición es la clave y la palabra mágica.

Nuestros pies son mucho más fuertes de lo que al principio imaginamos. Sin embargo la adaptación necesita su tiempo para que esa fortaleza reprimida entre calzados algodonosos se recupere. Y al igual que hay que tener confianza en que podremos pasar por dónde nos lo propongamos, también es importante darle a los pies su ritmo para que vayan incorporando esas fortalezas y habilidades. No hay un periodo estándar pero es descabellado querer saltarnos plazos. Las transgresiones contra ese ritmo se suelen pagar o en lesiones o en frustración.


10. Vive tanto las sensaciones agradables como las duras como un aprendizaje.

Correr descalzo nos abre un mundo de sensaciones ignoradas con anterioridad. Muchas, la mayoría de ellas son muy agradables y como es lógico las buscamos. Así, pisar charcos, correr por la tierra o arena húmeda, el césped, un paseo de mármol pulido, etc. apetecen mucho. No lo hacen tanto, los caminos de gravilla, pisar cardos, el asfalto caliente, las baldosas con dibujos geométricos de bordes afilados, etc. Sin embargo, ambos tipos de experiencias forman parte de un todo. No sólo es necesario practicar y acostumbrarse  a todo tipo de superficies, hay que pasar por todas ellas aprendiendo y disfrutando de su diversidad. Solo así y con el tiempo no necesitaremos reducir apenas nuestra velocidad pasemos por donde lo hagamos o en su caso, disfrutar con una sonrisa de sentirnos capaces de movernos con gracia por todos los caminos del mundo. 


18 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo Emilio, buen resumen! Saludos crack!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Seguiré intentando aportar utilidad e esta estupenda experiencia. Un abrazo y que siga genial tu estupendo podcast.

      Eliminar
    2. Gracias a tí Emilio! En unos meses te invocaré de nuevo ;-) Un abrazo!

      Eliminar
  2. Como decía Juncal..."tomo nota". Un saludico.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias Pere, como tú bien sabes es lo que tiene ser profe y corredor, necesitas darle utilidad a lo que aprendes :)

      Eliminar
  4. Gracias Emilio...algún día solo descalzo
    @acalvete1974

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada Alberto, tengo claro que tú vas en esa dirección :). Qué lo disfrutes mucho.

      Eliminar
  5. Grandísimo aporte Emilio. Muchas gracias por tus sabios consejos. Un abrazo de (M Beltrán)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De nada Martí, ya sabes que compartir es para mí tan agradable como correr. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Estas hecho un monstruo Emilio. Te admiro mucho. Soy el corredor que te has cruzado dos veces en el Tossal esta mañana. Nos hemos cruzado en muchas carreras este último año por la provincia de Castellón. Dale duro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xaxo :) El Tossal es un lugar de encuentro. A ver si charlamos un día por estas montañas. Saludos y gracias.

      Eliminar
  7. Gracias Emilio,resumen fantástico, a ver si lo enmarco y me lo aprendo de memoria. :)

    ResponderEliminar

 

Etiquetas

correr descalzo (97) barefoot (78) correr natural (41) Maratón (21) 2016 (18) carreras populares (18) circuito running (16) 10K (15) Media maratón (15) correr natural (15) 2013 (12) Castellón (11) minimalismo (10) 2014 (9) Playa (9) Segorbe (9) volta a peu (8) 10 km (7) El reto descalzo (7) trail (7) Benicassim (6) Valencia (6) Vía Verde (6) entrenamientos (6) 2012 (5) 2017 (5) Alcocebre (5) Cross (5) carrera descalcista (5) la aventura de correr descalzo (5) Madrid (4) Sagunto (4) barefoot race (4) competiciones (4) huaraches (4) reflexiones (4) 2015 (3) Nules (3) Peñíscola (3) Sierra de Irta (3) carrera de montaña (3) podium descalzo (3) 15k (2) Alaquas (2) Almazora (2) Almussafes (2) Fotos (2) Grao Castellón (2) Jérica (2) Moncofa (2) Montilla (2) Oropesa (2) Pobla Vallbona (2) Río Palancia (2) Sierra Calderona (2) Ultramaraton (2) Vilafames (2) Villareal (2) adaptación (2) carrera nocturna (2) concentración (2) entrevista (2) transición (2) 15 kms Massamagrell (1) Albacete (1) Albal (1) Albentosa (1) Algemesí (1) Almería (1) Altura (1) Artana (1) Atenas (1) Badajoz (1) Barcelona (1) Barcelonesa (1) Benaguacil (1) Benicarlo (1) Benidorm (1) Boston Marathon (1) Burriana (1) Caudiel (1) Cañón Río Dulce (1) Charla descalcismo (1) Ciudad Real (1) Cullera (1) Doñana (1) Dundee (1) Faura (1) Finestrat (1) Gandía (1) Geldo (1) Godelleta (1) Gran fondo (1) Guardamar del Segura (1) L'Eliana (1) La Font (1) La Manguilla (1) Logroño (1) Marseille (1) Marsella (1) MiM (1) Milla (1) Mocofar (1) Napoli (1) Navajas (1) Nápoles (1) Paiporta (1) Pamplona (1) París (1) Paterna (1) Picaña (1) Portugal (1) Puerto de Valencia (1) Rhin (1) Ribarroja (1) Roquetas (1) San Antonio (1) San Fulgencio (1) San Silvestre (1) Sant Joan Despi (1) Sant Mateu (1) Siete Aguas (1) Sigüenza (1) Subida a la Cueva Santa (1) Tarragona (1) Torreblanca (1) Torrenostra (1) Vilafranca del Cid (1) Vitoria (1) Xert (1) Xirivella (1) Zaragoza (1) crono tv (1) empezar (1) humor (1) jornadas (1) libro (1) lluvia (1) medios de comunicación (1) superficies (1) telemadrid (1)

Páginas vistas en total

About

Este blog está realizado por Emilio Sáez Soro. Textos y fotografías son de su autoría.