La importancia de un buen seguimiento y agradecimiento a Suunto España



Uno de los aspectos más importantes para mí en la preparación de este reto era el de un control adecuado de la ruta a seguir, así como mi desempeño en su transcurso. Ya llevo unos cuantos años que uso relojes con GPS que me ayudan a correr mejor y a explorar con más fiabilidad nuevos circuitos. Y en esta ocasión contaba con un reloj Suunto ambit2 R, especialmente diseñado para corredores. En esta ocasión también me era muy importante un reloj de estas características para documentar los recorridos que estaba haciendo e incorporarlos a las crónicas.

Sin embargo la tecnología que tanto nos ayuda a veces puede fallar y en este caso la veterana batería de mi Suunto pues ya estaba en las últimas y tras la sexta etapa de reto decidió despedirse de mí. En ese momento me plantee como retomar el control de este tema. En principio los programas de seguimiento de los móviles no me convencen porque no tienen la flexibilidad para su control que te dan los relojes. No podía esperar a que se reparase porque los dispositivos se envían a Finlandia y con facilidad puede tardar un mes en retornar. Tampoco quería comprar uno nuevo pues me parecía un exceso cuando solo me tenían que cambiar la batería del otro.

Total que al final se me ocurrió plantearles a Suunto la posibilidad de que me facilitasen un dispositivo mientras estaba realizando el reto. No tenía muy claro si me harían caso, pues al fin y al cabo uno no es más que un corredor popular haciendo un poco el cabra y en este caso nunca mejor dicho. 

Pero sí, resultó. Me dirigí a Suunto España y su interlocutor Raúl Lara hizo las gestiones pertinentes y hoy me ha llegado un modelo de Suunto Ambit3 Peak para poder realizar mi reto con pleno control de mis movimientos.

Me siento muy agradecido a la generosa aportación de Suunto a este reto pues me va a permitir realizarlo de forma mucho más cómoda cuando voy por caminos desconocidos y además ilustrar con todo detalle como han sido las mismas.